Las Personas Vacunadas Pueden Contraer Infecciones De COVID-19: ¿Qué Tan Preocupados Deberíamos Estar?

Con los casos de coronavirus propagándose rápidamente por todo California y la nación, los informes de infecciones entre quienes están completamente vacunados contra COVID-19 están llamando cada vez más la atención.

Pero si bien estos casos se destacan como una advertencia de precaución, una señal de las deficiencias de los antígenos, la realidad es que las vacunas siguen siendo tan consistentemente efectivas como siempre en las áreas donde es relevante: proteger a las personas contra enfermedades graves.

Eso sigue siendo cierto, indican los funcionarios, incluso cuando los oficiales de salud de Los Ángeles compartieron datos aparentemente siniestros el jueves: el 20% de los casos de coronavirus recién diagnosticados en junio ocurrieron entre personas vacunadas. Hace menos de dos semanas, informaban que más del 99% de los casos de COVID-19 estaban entre quienes no habían sido inoculados.

RELATED

A primera vista, estos números pueden parecer discrepantes entre sí. Pero una mirada más cercana a las cifras subraya algunos hallazgos clave que han sido citados por expertos en salud pública, epidemiólogos y expertos en enfermedades infecciosas en California y por funcionarios federales.

Están ocurriendo dos cosas: más de la mitad de los californianos ahora están completamente vacunados, pero la transmisión del coronavirus ha aumentado. Y aunque las tasas de contagios están incrementando tanto en personas inoculadas como entre quienes no lo están, los índices continúan siendo mucho peores para los individuos no vacunados, una tendencia que se espera cuando asciende la transmisión viral.

1) ¿Por qué están aumentando los casos entre las personas vacunadas?

Las siguientes dos afirmaciones pueden ser verdaderas al mismo tiempo:

Entre el 7 de diciembre y el 7 de junio, los no vacunados representaron el 99.6% de los casos de coronavirus de Los Ángeles, el 98.7% de las hospitalizaciones por COVID-19 y el 99.8% de los fallecimientos.

De todos los casos de coronavirus confirmados en todo el condado en junio, el 20% ocurrió en residentes que estaban completamente inmunizados.

La primera afirmación habla de la extraordinaria eficacia de las vacunas. Sí, el período entre el 7 de diciembre y el 7 de junio cubre un ciclo en el que el suministro de los antígenos era limitado. Pero también proporciona un punto de vista sobre lo que están viendo los hospitales y explica por qué los médicos están tan convencidos de la eficacia y la importancia de las vacunas: extraordinariamente pocas hospitalizaciones y fallecimientos han ocurrido entre las personas inoculadas.

Casos, hospitalizaciones y muertes por coronavirus según el estado de vacunación en el condado de Los Ángeles, del 7 de diciembre de 2020 al 7 de junio de 2021.

El último porcentaje no es tan sorprendente como podría parecer inicialmente.

Digamos, por ejemplo, que hubo aproximadamente 1.000 casos de coronavirus en un mes entre personas completamente vacunadas, y hubo 4.000 contagios más entre individuos que no estaban inmunizados o solo lo estaban de manera parcial. En esta comunidad, se dividió una población de 10 millones de personas: la mitad fue inoculada y la otra mitad no.

Uno podría enfocarse en cómo el 20% de los casos de coronavirus ocurrieron entre personas vacunadas.

Pero también se podría señalar que, por cada 100.000 residentes, 10 personas inmunizadas dieron positivo y 40 no vacunadas dieron positivo. Eso significa que aquellos que no estaban inoculados, en este ejemplo hipotético, tienen cuatro veces más probabilidades de dar positivo en la prueba del virus.

En todo el estado, los funcionarios señalan que si bien hay casos de personas vacunadas que se infectan, el riesgo sigue siendo mucho más pronunciado para aquellos no inoculados.

Del 7 al 14 de julio, la tasa promedio de casos entre los californianos no inmunizados fue de 13 por 100.000, según el Departamento de Salud Pública del estado. Entre los que habían sido vacunados, la cifra comparable era de 2 por 100.000.

2) Los antígenos brindan una alta protección, pero no al 100%

Existe evidencia abrumadora de que los antígenos contra COVID-19 que se usan en Estados Unidos continúan brindando un alto grado de protección, aunque no sea el 100%, frente a enfermedades graves, hospitalizaciones y decesos.

A principios de esta semana, el Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno de Estados Unidos, citó datos que mostraban que las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna tenían una efectividad del 95% y 94%, respectivamente, contra el COVID-19 sintomático. Y en EE.UU, el antígeno de Johnson & Johnson de inyección única ha sido 72% efectivo contra enfermedades clínicamente reconocibles.

“Se esperan infecciones después de la vacunación. Ningún antígeno es 100% efectivo”, señaló. “Sin embargo, incluso si una vacuna no protege completamente contra la infección, si tiene éxito, por lo general protege contra enfermedades graves”.

A nivel nacional, más del 97% de las personas actualmente hospitalizadas por COVID-19 no han sido inoculadas, según la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés).

“Si bien los cinturones de seguridad no previenen todo lo malo que puede suceder durante un accidente automovilístico, brindan una excelente protección, al grado que todos los usamos de manera rutinaria”, subrayó la directora de salud pública de Los Ángeles, Bárbara Ferrer. “Realmente no tendría sentido no usar el cinturón de seguridad solo porque no previene todas las lesiones por accidente de auto”.

De manera similar, continuó, “Rechazar un antígeno contra COVID porque no ofrece una protección del 100% realmente ignora los poderosos beneficios”.

Las personas con sistemas inmunológicos débiles deben tener especial cuidado al hablar con sus médicos sobre las medidas de protección adicionales que pudieran querer tomar.

3) California no ha logrado la “inmunidad de rebaño”

A pesar de todo el progreso que California ha logrado en términos de vacunaciones, ahora está claro que el estado aún tiene un largo camino por recorrer para alcanzar la “inmunidad de rebaño”, el nivel en el que se han inoculado suficientes personas o han obtenido inmunidad natural para proteger a la población en general contra el virus.

Incluso las tasas de inmunización más altas en el estado, que corresponden al área de la Bahía de San Francisco, no son lo suficientemente altas como para aislar a la región del incremento de casos.

La mayoría de los funcionarios de salud del Área de la Bahía han instado a todos a usar cubrebocas en los espacios públicos interiores, independientemente del estado de vacunación. Y los funcionarios de salud en los condados de Contra Costa, Santa Clara y San Francisco piden firmemente a los empleadores que consideren exigir que sus trabajadores se vacunen.

4) El aumento de la transmisión comunitaria significará más pruebas positivas, incluso entre los vacunados

Cuando aumenta la transmisión del coronavirus, el sistema inmunológico de las personas completamente inmunizadas puede verse sometido a una mayor presión. Y los funcionarios indican que es de esperar que más individuos completamente vacunados, si se hacen las pruebas, sean positivas para el coronavirus.

Considere una persona completamente inmunizada que ingresa a una habitación con mucha gente no vacunada, pero solo hay dos individuos infectados y contagiosos ahí.

“Mis posibilidades [como persona vacunada] de infectarme serían muy pequeñas”, indicó Ferrer en términos relativos.

A principios de julio, por cada 100.000 residentes de Los Ángeles, aproximadamente nueve que no estaban vacunados, o que solo lo estaban parcialmente, dieron positivo diariamente al coronavirus, según un gráfico publicado por el Departamento de Salud Pública. Eso es mucho más alto que la tasa diaria de casos de personas completamente inoculadas, entre quienes menos de dos, por cada 100.000 residentes, dieron positivo

Pero digamos que la habitación está llena de 30 personas infectadas no inmunizadas. En ese caso, “mis posibilidades [de adquirir una infección por coronavirus], incluso como una persona completamente vacunada, simplemente han aumentado”, continuó.

Sin embargo, los funcionarios señalan que las personas no inoculadas todavía tienen muchas más probabilidades de dar positivo en la prueba del virus en comparación con quienes recibieron el antígeno.

Tasa de casos por 100.000 para los residentes del condado de L.A. por estado de vacunación.

A principios de este año, hubo algunos informes iniciales en la India que sugerían que la cepa de coronavirus que luego se conoció como la variante Delta era especialmente preocupante porque muchos trabajadores de la salud que habían sido completamente vacunados estaban infectados.

Pero el análisis posterior sugirió más tarde que los antígenos continúan siendo efectivos.

No es que la variante Delta tuviera más probabilidades de trascender la inmunidad ofrecida por las vacunas en comparación con las cepas anteriores del coronavirus. Es que el aumento de la circulación del virus hará que, como era de esperarse, más personas inoculadas eventualmente den positivo en la prueba.

Cuando los funcionarios de salud indican que una vacuna es 90% efectiva, eso significa que el 10% de las veces no lo es, puntualizó el Dr. George Rutherford, epidemiólogo de UC San Francisco, a principios de este año. Cuantas más personas estén expuestas al coronavirus, mayor será el número de las infecciones entre individuos inmunizados.

“Puede que no tenga que ver tanto con las variantes, sino con la intensidad de la exposición”, mencionó Rutherford.

También es importante tener en cuenta que en entornos donde un alto porcentaje de personas están vacunadas, los casos permanecen bajos, al igual que las hospitalizaciones y los decesos.

En mayo y junio de 2020, cuando aún faltaba medio año para la distribución pública de las vacunas, hubo al menos 52 brotes del coronavirus en hogares de personas mayores en Los Ángeles, lo que resultó en más de 2.300 casos, 575 hospitalizaciones y 333 muertes.

Pero en junio y julio, con aproximadamente el 85% del personal y los residentes de estas residencias ahora completamente inmunizados, solo ha habido ocho brotes, lo que resultó en solamente 19 casos, una hospitalización y ningún deceso.

Comparación de los brotes en centros de enfermería especializada a mediados de 2020 y a mediados de 2021.

5) Una persona vacunada que está infectada generalmente tiene menos de qué preocuparse

No todos los casos positivos de coronavirus merecen necesariamente el mismo grado de preocupación.

Algunas personas inoculadas que se infectan aún pueden sentirse mal y experimentar síntomas incómodos. Pero los datos muestran consistentemente que esos individuos tienen muchas más posibilidades de no necesitar ser hospitalizadas en comparación con una persona no vacunada.

“Incluso para los individuos completamente inoculados que se infectan, es mucho menos probable que se enfermen tanto como las personas no vacunadas, que requieran hospitalización y fallezcan”, comentó Ferrer.

Fauci ha señalado que el nivel de coronavirus en la parte superior de la garganta de una persona infectada e inoculada es “considerablemente menor”, en comparación con un individuo no vacunado.

Menos virus significa menos gravedad de la enfermedad.

“Eso es exactamente lo que se supone que debe hacer su vacuna: combatir la infección en su nariz y reducir la carga viral, por lo que no presenta síntomas”, comentó a principios de este mes la Dra. Mónica Gandhi, experta en enfermedades infecciosas de UC San Francisco. “No llamo a eso un fracaso del antígeno. Lo califico como un éxito porque es exactamente lo que se supone que debe hacer”.

6) Velocidades de transmisión cada vez más elevadas y el retorno de los cubrebocas

Los Ángeles informó su tercer día consecutivo de más de 2.500 nuevos casos de COVID-19 con 3.058 nuevos contagios el viernes. En conjunto, el condado cruzó el umbral de 10.000 casos nuevos en los últimos cuatro días.

Las hospitalizaciones han aumentado en 203 casos durante la última semana, con lo que el recuento total asciende a 655. La tasa de positividad también sigue incrementando, llegando al 5.2%.

Una razón por la que Los Ángeles ahora exige que todos usen cubrebocas en entornos públicos en interiores, independientemente del estado de vacunación, es para que más personas no vacunadas vuelvan al hábito de utilizar mascarilla con la esperanza de reducir la transmisión de la enfermedad.

Otra razón es la preocupación de que las personas inoculadas puedan, en un número muy reducido de situaciones, según Ferrer, convertirse en portadoras del virus sin síntomas, o con una sintomatología muy leve, y poder infectar a otros sin saberlo.

Es una suposición razonable que una persona infectada y vacunada tendrá menos probabilidades que un individuo no inoculado de transmitir el virus a otra persona, indicó Fauci. Esto se debe a que aquellos que están vacunados y se encuentran infectados tienen niveles considerablemente más bajos de virus en la garganta en comparación con los individuos no inoculados.

“Entonces, aunque estamos viendo infecciones después de la vacunación, la efectividad contra las enfermedades graves sigue siendo sustancial”, subrayó.

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

READ MORE WAB NEWS

YOU MAY ALSO LIKE