Los Fuegos Artificiales Partidistas En EE.UU. Son Difíciles De Apagar

Ni siquiera Nixon fue más peligroso que Trump, dice abogado 0:55

(CNN) — Aunque el 4 de julio es la festividad que más directamente celebra la herencia común de los estadounidenses, este año llega en un momento en que sus divisiones extremas ponen de manifiesto lo difícil que se ha vuelto para cualquier presidente establecer una dirección unificada para el país.Desde las tasas de vacunación a los derechos de voto, desde la política de inmigración a la equidad racial, los estados azules y rojos se precipitan en direcciones antagónicas a una velocidad asombrosa, incluso en medio de los persistentes llamamientos del presidente Joe Biden a una mayor unidad nacional y sus intentos de fomentar un mayor acuerdo bipartidista en Washington. En todas estas cuestiones, y en otras más, los estados controlados por los republicanos están aplicando políticas que equivalen a un esfuerzo generalizado para contrarrestar la gestión de Biden a nivel nacional, incluso mediante la presentación de demandas judiciales para bloquear algunas de sus principales iniciativas.

En cierto modo, el rechazo de los estados rojos ante la agenda de Biden refleja la “resistencia” que estalló en los estados controlados por los demócratas ante la tumultuosa presidencia de Donald Trump; en otros sentidos, las acciones de hoy en los estados rojos pueden constituir una prueba aún mayor de que el país se está separando. Resulta especialmente llamativo que, al igual que durante los confinamientos y los mandatos de uso de mascarillas del año pasado, la separación entre Estados Unidos rojo y azul se está produciendo no solo a nivel de políticas gubernamentales, sino también en el comportamiento individual, ya que todos los estudios muestran que los republicanos se están vacunando contra el coronavirus a un ritmo mucho menor que los demócratas.

RELATED

En conjunto, estas presiones centrífugas ponen en duda no solo la capacidad de cualquier presidente para unificar la nación, sino también su capacidad incluso para trazar un rumbo común para más de la mitad del país, ya sea rojo o azul. Esta divergencia, en un amplio abanico de temas y opciones personales, tiene su origen en la continua reordenación política que ha dividido a los partidos de forma más acusada que nunca en líneas demográficas y geográficas y ha producido dos coaliciones políticas que mantienen puntos de vista opuestos sobre los cambios sociales y económicos fundamentales que están remodelando a Estados Unidos. Y ese proceso desestabilizador no muestra signos de desaceleración, y mucho menos de reversión, incluso después de que Trump, que fomentó la división como un componente central de su estrategia política, haya dejado la Casa Blanca.

“Este es el largo arco de la historia”, dice Lynn Vavreck, politóloga de la UCLA y una de las fundadoras del proyecto de encuestas NationScape que estudia las actitudes de los estadounidenses. “Hay estos momentos que exacerban las cosas, como que Trump se postulara para esa nominación en 2016: si no se hubiera postulado, la división probablemente estaría tardando un poco más. Pero siempre estuvo encaminado en esa dirección. Tratas de preguntarte qué es lo que lo detiene, o lo que lo revierte, o lo que lo ralentiza. … No se me ocurre una buena respuesta a esa pregunta”.

Se amplía la brecha de aprobación presidencial

La forma más habitual de medir la abrumadora distancia entre el rojo y el azul de Estados Unidos es a través del comportamiento de voto y las actitudes en las encuestas de opinión pública. Las encuestas han demostrado que la brecha entre los votantes de los dos partidos en sus índices de aprobación de un presidente recién elegido se ha ampliado constantemente en las últimas décadas. En el caso de Biden, a pesar de todos sus esfuerzos por gobernar como una figura unificadora, esa brecha ha alcanzado una altura montañosa: una encuesta de ABC/The Washington Post publicada el sábado reveló que su índice de aprobación entre los demócratas (con un 94%) estaba 86 puntos por encima de su índice entre los republicanos (8%).

Estos resultados se produjeron incluso cuando el Pew Research Center, de carácter no partidista, publicó la semana pasada su estudio sobre los “votantes validados”, uno de los esfuerzos más respetados para cuantificar el voto de los grupos clave del electorado en las elecciones presidenciales del pasado noviembre. Aunque el estudio encontró algunos cambios respecto a las elecciones de 2016 (con Trump, por ejemplo, mejorando entre los hispanos y Biden ganando algo de terreno entre los hombres blancos con y sin título universitario), sobre todo registró una extraordinaria estabilidad en las líneas de división entre los partidos a lo largo de ambas elecciones. Otros estudios sobre el comportamiento del electorado, desde las encuestas a pie de urna de los medios de comunicación hasta el Estudio Electoral Cooperativo patrocinado por un consorcio de investigadores académicos, también han concluido que la continuidad superó con creces el cambio al comparar 2020 con 2016.

“En la medida en que veamos diferencias entre 2016 y 2020 estamos hablando de diferencias muy marginales”, afirma el politólogo de la Universidad de Tufts Brian Schaffner, codirector del Estudio Electoral Cooperativo.

Esta estabilidad puede parecer sorprendente después de todos los acontecimientos emocionales e incluso sin precedentes de la presidencia de Trump, coronada por una pandemia única en el siglo que perturbó todos los aspectos de la vida cotidiana. Pero politólogos como Vavreck y Alan Abramowitz, de la Universidad de Emory, dicen que la continuidad entre las dos elecciones refleja la intratabilidad de las diferencias entre los votantes de las dos coaliciones partidistas. Refuerza esa imagen el sorprendente hallazgo de que el actual índice de aprobación de Biden, tanto en general como entre los principales grupos del electorado, no ha cambiado mucho respecto a su voto del pasado otoño, a pesar de que los estadounidenses están expresando mucho más optimismo sobre el rumbo del país a medida que la sociedad se reabre y la economía se recupera.

“No creo que volvamos a ver unas elecciones en las que un presidente gane con el 52 o 53% de los votos y luego tenga un 62% de aprobación”, afirma el encuestador republicano Glen Bolger.

Aunque algunos analistas han afirmado que la polarización política está impulsada principalmente por líderes como Trump que la fomentan, Abramowitz sostiene que hoy en día se basa en una dinámica mucho más intrincada: A medida que el electorado se ha clasificado entre los partidos en función de la raza, la educación, la generación, la religión y la geografía, las bases de cada coalición tienen ahora puntos de vista más coherentes desde el punto de vista ideológico sobre las cuestiones fundamentales a las que se enfrenta Estados Unidos, y esos puntos de vista son más sistemáticamente hostiles a la perspectiva del otro lado.

En un documento que compartirá con CNN, Abramowitz señala que los datos de las encuestas a largo plazo muestran que, en comparación con la década de 1970, los votantes de cada partido tienen ahora opiniones mucho más negativas sobre el otro partido y su candidato presidencial. Esa hostilidad, argumenta, tiene su origen en estas visiones del mundo fundamentalmente opuestas.

“Una de las razones más importantes por las que los demócratas y los republicanos se desagradan intensamente es que no están de acuerdo en una amplia gama de cuestiones, como el tamaño y el alcance del estado del bienestar, el aborto, los derechos de los homosexuales y transexuales, las relaciones raciales, el cambio climático, el control de las armas y la inmigración”, escribe Abramowitz. “Mientras los partidos sigan estando en lados opuestos en casi todos los temas importantes que enfrenta el país, es poco probable que los sentimientos de desconfianza y enemistad disminuyan, incluso si Donald Trump deja de jugar un papel importante en el proceso político”.

Guía para entender la legislación del aborto en EE.UU. 4:31Medidas para bloquear las políticas de Biden

El brusco giro a la derecha de este año en los estados rojos ha proporcionado pruebas inmediatas que apoyan esa predicción. Los estados rojos han estallado en lo que parece un espasmo de resistencia a la inclinación hacia la izquierda de la política nacional que los demócratas están llevando a cabo mediante su control unificado de Washington.

Como ya escribí antes, los estados controlados por los republicanos están impulsando este año iniciativas agresivamente conservadoras en toda una serie de cuestiones. Entre otras cosas, los estados rojos se están movilizando para reducir las restricciones a los propietarios de armas y endurecer (o incluso eliminar potencialmente) el acceso al aborto legal; endurecer las penas a los manifestantes públicos; bloquear a los adolescentes transgénero para que compitan en los deportes escolares; prohibir a los gobiernos locales que reduzcan sus presupuestos policiales; y prohibir los planes de estudio que buscan examinar el racismo en la historia de Estados Unidos.

La mayoría de estas políticas van precisamente en la dirección opuesta a la que Biden intenta establecer a nivel nacional. Nueve estados rojos, por ejemplo, han aprobado leyes que limitan o bloquean por completo la capacidad de los funcionarios locales encargados de hacer cumplir las leyes federales sobre armas. Pero este intento de los estados rojos de contrarrestar la dirección nacional del presidente es más tangible en el ámbito de la inmigración. Mientras Biden ha actuado para revertir muchas de las políticas de inmigración de línea dura de Trump, los fiscales generales republicanos liderados por Ken Paxton de Texas ya han demandado para bloquear varias de las iniciativas de inmigración de la nueva administración.

Y lo que es más provocador, los gobernadores republicanos de estados como Florida, Arkansas, Ohio y Tennessee han desplegado tropas de la Guardia Nacional u otras fuerzas de seguridad de sus estados en la frontera de Texas con México en respuesta a las peticiones del gobernador de Texas, Greg Abbott, a pesar de que el gobierno federal conserva el único poder de control allí y los miembros de la Guardia Nacional no pueden detener a los migrantes indocumentados.

“Esto es definitivamente los estados rojos diciendo que queremos el tipo de políticas restrictivas que Biden está desmantelando”, dice Doris Meissner, miembro principal del Instituto de Política Migratoria y excomisionado del Servicio de Inmigración y Naturalización de Estados Unidos para el presidente Bill Clinton.

Meissner dice que es posible interpretar estos despliegues como el reflejo de las políticas “santuario” que las ciudades controladas por los demócratas y el estado de California instituyeron para limitar su cooperación con la agenda migratoria de Trump. Pero los republicanos han llevado su resistencia a un nuevo nivel, señala, al tratar también de contrarrestar el plan de Biden movilizando recursos privados de partidarios políticamente afines.

La gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, que al igual que Abbott es una potencial aspirante a la presidencia del Partido Republicano en 2024, anunció la semana pasada que un multimillonario conservador estaba financiando el despliegue de la Guardia de Dakota del Sur en la frontera con Texas. Abbott creó ya una página web para solicitar donaciones públicas para seguir construyendo el muro en la frontera de Texas que Trump impulsó pero que Biden ha abandonado.

Surgimiento de sistemas de dos niveles

Al igual que en materia de inmigración, los estados rojos confrontan directamente a Biden en materia de derecho al voto. Los estados controlados por los republicanos, desde Florida, Georgia y Arkansas hasta Iowa, Montana y Arizona, han aprobado este año un torrente de medidas que dificultan el voto, casi todas ellas con el voto afirmativo de prácticamente todos los republicanos del legislativo estatal y el voto negativo de casi todos los demócratas. Los demócratas han respondido tanto con la promoción de legislación para establecer una base nacional de derechos de voto: el voto anticipado garantizado y la votación en ausencia a petición, así como con una demanda del Departamento de Justicia contra la ley de Georgia.

Pero después de que el obstruccionismo del Partido Republicano bloqueara recientemente la legislación federal demócrata sobre el derecho al voto, no se sabe si la mayoría demócrata del Senado revisará el reglamento de la cámara para poder aprobar una versión modificada de la misma. Además, los seis jueces de la Corte Suprema nombrados por los republicanos pusieron enormes obstáculos a los esfuerzos legales para bloquear la ofensiva de los estados rojos sobre el voto con su fallo de la semana pasada que debilita la Ley de Derecho al Voto.

Estos dos obstáculos a la acción nacional hacen prever que en los próximos meses se producirá la aparición de un sistema de dos niveles de voto en Estados Unidos, con un acceso cada vez más restringido en los estados rojos, incluso cuando los estados azules, desde Virginia hasta Washington, toman medidas para ampliarlo.

Un sistema de dos niveles es exactamente lo que ya se observa en la aceptación de la vacuna contra el covid-19. Todos los 20 estados (más el Distrito de Columbia) en los que el mayor porcentaje de adultos ha recibido al menos una dosis fueron ganados el pasado otoño por Biden; 20 de los 21 estados en los que el menor porcentaje ha obtenido al menos una dosis fueron ganados por Trump (Georgia, la única excepción, está controlada por un gobierno estatal republicano). Las últimas encuestas, incluidas las de la Kaiser Family Foundation, que no es partidista, y el nuevo sondeo de ABC/Washington Post, encuentran un enorme abismo entre el porcentaje de demócratas (86% en el de ABC/WP) y el de republicanos (45%) que dicen haber recibido al menos una dosis de la vacuna hasta ahora. Sorprendentemente, casi todos los republicanos restantes dicen que no esperan vacunarse en ningún momento.

Un nuevo estudio publicado la semana pasada por investigadores de la UCLA subraya lo inquietante de estos contrastes. El documento, elaborado por un equipo de investigadores dirigido por el profesor de antropología Daniel Fessler y el estudiante de posgrado Theodore Samore, señala que los estudios suelen constatar que los individuos que expresan opiniones socialmente conservadoras suelen mostrar más, y no menos, preocupación que los liberales sociales por amenazas como un brote de virus. Pero ese patrón se rompió con el brote de coronavirus: mientras que el pequeño número de demócratas que se identificaban como conservadores sociales mostraban una mayor sensibilidad ante la amenaza (medida por su disposición a adoptar medidas como el uso de mascarillas y el lavado de manos), en el caso de los republicanos socialmente conservadores, estaban menos dispuestos a adoptar cualquiera de esos comportamientos.

Los investigadores, según Samore, descubrieron que el rechazo a esas precauciones de seguridad estaba más relacionado con la desconfianza en los científicos, la desconfianza en los medios de comunicación (y la falta de exposición a ellos) y las actitudes de conservadurismo económico (que pueden haberse traducido en una mayor prioridad en la reapertura de la economía que en la lucha contra el virus). Todas ellas, por supuesto, son actitudes ahora comunes en la moderna coalición republicana.

“Lo que pensamos que está ocurriendo aquí es un choque entre las inclinaciones de la gente… y sus creencias políticas sobre la confianza en la ciencia o la exposición a diferentes fuentes mediáticas”, dice Samore.

Fessler dice que estas tendencias se ven reforzadas por la clasificación social y política que ha disminuido la exposición de los estadounidenses a vecinos de opiniones políticas contrastadas.

“Puedes ser un veinteañero liberal y no sentirte especialmente amenazado, pero si todo el mundo a tu alrededor dice que se vacunó, puedes tener un efecto de punto de inflexión” que te anime a hacerlo también, dice; lo contrario, añade, funciona para reducir los deseos de vacunarse entre los conservadores.

Nichos de información

La encuesta más reciente de Kaiser confirma drásticamente la observación de Fessler. Kaiser descubrió que mientras dos tercios de los demócratas dicen que viven en hogares donde todos han sido vacunados, eso es cierto para menos del 40% de los republicanos; casi ese número de republicanos, de hecho, dicen que viven en hogares donde nadie ha sido vacunado.

Fessler afirma que estas actitudes divergentes sobre el valor de las vacunas, a pesar de todas las pruebas de su eficacia y seguridad, encapsulan un problema mucho más amplio: el desarrollo de “nichos” de información que permiten que las falsedades echen raíces para una gran audiencia. El principal “desafío al que se enfrentan las democracias en el siglo XXI”, sostiene, es que “mientras que Internet prometió la democratización del conocimiento, la idea de que cualquiera puede aprender cualquier cosa, y la conexión de las personas independientemente de la geografía y las características personales, en su lugar el resultado perverso ha sido que uno puede ocupar su propio pequeño nicho en el entorno de la información”.

Como “hay muchas otras personas ocupando ese” mismo espacio, añade, por muy inverosímiles que sean las ideas que se presentan en esos círculos, “nuestra psicología evolucionada nos dice que esto debe ser la realidad porque todas las personas con las que me relaciono piensan como yo”.

Esa dinámica probablemente ayuda a explicar por qué un porcentaje tan asombrosamente grande de republicanos acepta las afirmaciones de Trump de que las elecciones de 2020 fueron robadas, a pesar de que los tribunales han desestimado uniformemente sus “pruebas”.

También ayuda a explicar por qué una parte inquietantemente grande de los votantes republicanos (especialmente los que más confían en las fuentes mediáticas de extrema derecha) incluso aceptan la extravagante teoría de la conspiración de QAnon.

Los flujos de información divergentes no son la única razón por la que se están separando los Estados Unidos rojos y azules; la preferencia por fuentes de información contrastadas, de hecho, puede ser más síntoma que causa de la separación demográfica, generacional y geográfica subyacente de los partidos. En conjunto, todos estos factores produjeron un fin de semana del Día de la Independencia en el que las cuestiones fundacionales de la unidad estadounidense y el compromiso con la democracia parecían más tensas que en cualquier otro momento desde la Guerra Civil.

La Declaración de Independencia que los estadounidenses celebraron durante el fin de semana comienza con la segura afirmación de que es “La Declaración unánime de los trece Estados Unidos de América”. Hoy, no está claro qué conjunto de principios, si es que hay alguno, podrían acordar los fracturados 50 estados de Estados Unidos a través de la creciente división rojo-azul.

READ MORE WAB NEWS

YOU MAY ALSO LIKE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

8 + 2 =