Luego De 87 Años, Todo Cambió En Dos Meses Para Washington

El camino hacia un nuevo apodo, de uno que ha existido durante 87 años para el equipo de fútbol americano de Washington, tomo décadas de la fabricación para otros.

Pero para el dueño de Washington, Dan Snyder, fue casi una decisión de la noche a la mañana.

Mientras que la batalla con los oponentes del nombre de la franquicia había durado desde principios de la década de 1970, no fue hasta el último mes y medio que el ritmo cambió de trote ligero a un arrancón de Usain Bolt.

RELATED

Para algunos, la lucha por el cambio de nombre del club llevó décadas, pero para Daniel Snyder fue casi de la noche a la mañana. Getty Images

He aquí un vistazo a lo que ha sucedido, terminando con la monumental decisión de Snyder de retirar el nombre.

25 de mayo: El asesinato de George Floyd

El asesinato de Floyd mientras estaba bajo custodia policial en Minneapolis provocó protestas, disturbios y un movimiento social en los Estados Unidos y en todo el mundo. Esto llevó a que estatuas fueran derribadas y quitadas, las banderas confederadas fueron prohibidas en las pistas de NASCAR y la bandera del estado de Mississippi se retiró. La pandemia del coronavirus había dejado al país con tiempo para pensar, lo que resultó en gritos fuertes y más fuertes para el cambio.

Y finalmente llevó a que se aplicara más presión a la franquicia de Washington para cambiar su nombre. Cada vez que la cuenta de Twitter del equipo publicaba, muchas respuestas incluían #changethename.

1-5 de junio: Las empresas expresan apoyo al movimiento de justicia social

El hecho de que varias compañías, incluyendo patrocinadores del equipo y la NFL, hablaron en apoyo a las reformas de justicia social se hizo más importante tres semanas más tarde. Sentó las bases para una carta que fue enviada a múltiples patrocinadores por grupos de inversionistas de defensa. El 1° de junio, Nike publicó un anuncio que resonaba de su lema “Just Do It”, diciendo: “Por una vez, no lo hagas” en lo que respecta a la brutalidad policial.

Cuatro días más tarde, Nike publicó otra declaración, que decía, en parte, “El racismo sistémico y los acontecimientos que se han desarrollado en toda América en las últimas semanas sirven como un recordatorio urgente del cambio continuo necesario en nuestra sociedad”.

Mientras tanto, Bank of America prometió invertir 1,000 millones de dólares en cuatro años en “comunidades de color y negocios con propiedad por minorías”. La compañía publicó una declaración que decía: “Los acontecimientos de la semana pasada han creado un sentido de verdadera urgencia que ha surgido en toda nuestra nación, particularmente en vista de las injusticias raciales que hemos visto en las comunidades donde trabajamos y vivimos. Todos necesitamos hacer más”.

Cuando los grupos de inversionistas de defensa vieron esas palabras, sus ojos se ensancharon. Abrió una puerta para argumentar separar a la franquicia de la NFL de su nombre.

Mediados de junio: Los grupos de defensa se movilizan

Jonas Kron, el vicepresidente senior y director de defensa de los accionistas de Trillium Asset Management, no podía recordar exactamente cuándo comenzaron las cosas, pero fue a mediados de junio. Fue a ahí que 11 años de trabajo para presionar por un cambio de nombre se convirtieron en un éxito de la noche a la mañana.

Kron dijo que los organizadores habían estado trabajando en la comunidad de inversión desde el 2009 sobre la inversión en defensa. Si hubieran esperado hasta ahora para comenzar las discusiones sobre este tema, dijo, no habrían tenido éxito.

2 Relacionado

“Si hubiéramos venido a ellos por primera vez en junio, habrían tenido mucha tarea que hacer”, dijo. “Habría tomado tiempo crear esa educación. Tuvimos más de una década de trabajo en la comunidad de inversionistas sobre el tema”.

Kron dijo que las compañías no se mueven rápido hasta que es necesario. Por lo tanto, 11 años de trabajo de base resultaron en un cambio sísmico en un periodo corto.

“Mi experiencia es que empresas como FedEx, Nike, Pepsi y Bank of America rara vez cambian lo que están haciendo debido a una cosa”, dijo Kron. “Siempre es una constelación de eventos que llegan a conseguir que una compañía haga esos cambios. La constelación no se había unido – todavía.

“Lo que habíamos estado advirtiéndoles era el riesgo para su reputación y estar en el lado equivocado de la historia. Simplemente no lo habíamos dejado lo suficientemente claro para ellos y no habíamos sido lo suficientemente persuasivos, hasta que eventualmente lo fuimos. Eventualmente, el riesgo realmente se manifestó”.

Pero durante este mismo período, el equipo de Washington estaba en un camino paralelo a considerar el cambio. A medida que las protestas por la injusticia racial y la brutalidad policial llegaron a muchas ciudades, el propietario del equipo Dan Snyder inició un diálogo con el comisionado de la NFL, Roger Goodell, sobre el cambio de nombre, según una fuente. Si sabía que sobrevivir la tormenta no funcionaría como en el pasado o que cambió su corazón sigue siendo incierto. Snyder no ha abordado sus motivos para el cambio de pensamiento.

Snyder también donó 250,000 dólares para iniciativas para un programa organizativo de ayuntamientos para que los jugadores y el personal del equipo discutieran sobre el racismo.

26 de junio: Carta enviada a los patrocinadores

Una carta firmada por 87 accionistas e inversionistas por valor combinado de 620,000 millones de dólares se envió a tres empresas que son patrocinadores de la NFL y/o del equipo de Washington: FedEx, PepsiCo y Nike. Los firmantes pidieron a estas empresas que cortaran los lazos con el equipo a menos que cambiara el nombre. Seis días más tarde, Adweek publicó una historia sobre este tema, momento en el que varias personas, algunas de las cuales conocen bien a Snyder y otras que trabajan para el equipo, tuvieron la misma opinión: Se acabó. Esto, dijo una persona que solía trabajar para la franquicia, era diferente a los otros intentos del pasado para de conseguir que cambiara el nombre.

Carla Fredericks, que es la directora de la American Indian Law Clinic y directora de First Peoples Worldwide, dijo que a lo largo de los años ha visto cómo las empresas se despiertan “un poco tarde” y enfrentan consecuencias negativas para los accionistas. Dijo que la defensa de los inversionistas institucionales había estado sucediendo desde principios de la década de 1990. A veces es un dilema para las empresas: su papel principal es ganar dinero para los inversionistas. Si hay temas problemáticos pero la compañía no está sufriendo financieramente, hay poco incentivo para cambiar. “En este caso, sus propias declaraciones movieron la aguja”, dijo. “Fue sencillo que los compromisos en la justicia racial tuvieran compromisos con los pueblos nativos”.

30 de junio al 1 de julio: Con dudas, Rivera adopta el cambio

El 30 de junio, el entrenador de Washington, Ron Rivera, apareció en la estación de radio de Chicago 670 The Score y, cuando se le preguntó sobre el nombre, dijo: “Esa es una discusión para otro momento. Siendo un tipo de mi edad, de mi época, ya sabes, siempre fue parte del fútbol americano, el nombre de los Washington Redskins”.

Rivera entonces elaboró: “Se trata del momento y el tiempo. Pero soy simplemente alguien que es de una época diferente, cuando el fútbol americano no era una parte tan importante de la escena política. Esa es una de las cosas difíciles para mí, también, es que siempre he querido tratar de mantener eso separado. La gente ha querido que me involucre en la política mientras entrenaba, y les decía: ‘No me corresponde a mí subirme ahí e influenciar a la gente’. Tengo mis creencias. Sé lo que pienso. Apoyo los movimientos, apoyo a los jugadores. Creo en lo que están haciendo. Una vez más, creo que hay ciertos elementos para ciertas cosas que se trata de tiempo y el mejor momento para discutir esas cosas”.

Snyder había estado hablando con Goodell durante casi dos semanas cuando se acercó a Rivera y le preguntó qué pensaba. Estuvieron de acuerdo en que era el mejor momento para iniciar un cambio. Para entonces, dijo una fuente, Snyder ya había tomado una decisión sobre lo que quería hacer y tenía a la gente buscando nombres potenciales. Acaba de buscar retroalimentación de su nuevo entrenador.

Fue un lugar incómodo para alguien que aún no había dirigido un partido en Washington. Pero Snyder quería un enfoque centrado en el entrenador después de despedir al ex presidente del equipo Bruce Allen la temporada pasada. No hay nadie más alto que Rivera en la organización después de Snyder. Parte de ese poder ahora se usaría en ayudar a elegir un nombre para una franquicia que ha existido bajo su nombre actual durante 87 años. Rivera, uno de los cuatro entrenadores minoritarios en la NFL, había dicho en el pasado que le encantaba ver jugar al ex linebacker del Salón de la Fama de Washington, Chris Hanburger. Rivera también había mencionado anteriormente que su padre sirvió en el ejército con otro gran receptor del Salón de la Fama de Washington, Charley Taylor. Rivera comprendió lo que el nombre significaba para sí mismo y para muchos otros.

2 de julio: Declaración de FedEx

Aunque Snyder ya estaba revisando el nombre, otros vieron esto como un día crucial en la lucha para cambiarlo. FedEx, que posee los derechos de nombre del estadio, emitió un comunicado diciendo que quería que Washington cambiara su nombre. Aquellos que querían cambiar el nombre –sin saber el camino de Snyder– vieron esto como un cambio sísmico.

“Cuando FedEx salió con su comunicado, supe que ese era el final”, dijo Fredericks.

No se trataba sólo de FedEx ahora aplicando presión sobre Snyder; también se trataba de ver hacia dónde se dirigía el movimiento y el hecho de que las grandes corporaciones estarían a bordo del cambio forzado.

“Cuando vimos a FedEx moverse, eso fue, desde nuestro punto de vista, la gota que derramó el vaso”, dijo Kron.

Las fuentes dijeron que el CEO de FedEx, Fred Smith, había discutido un cambio de nombre con Snyder en el pasado. Hace unos seis años, hubo una propuesta presentada por los accionistas de FedEx para votar si la compañía debería seguir patrocinando el estadio de Washington. Aunque fue rechazado, sí condujo a una conversación entre Smith y Susan White, una ex directora del Departamento de Inscripción de Fideicomiso de Oneida. Murió en el 2018, pero Kron se preguntó si tuvo un impacto duradero en Smith.

“Ella le dijo, como nativa americana y como inversionista, como ser humano, estos son mis problemas con el nombre”, dijo Kron. “¿Eso plantó una semilla en su cabeza? No sé. Pero sé que la conversación ocurrió. Y sé que Susan era una combinación convincente de una mujer nativa americana y una inversionista de una confianza muy grande. Podía hablar con una autoridad profunda con la que muy pocas personas podían”.

Kron dijo que White también tenía claro esto: “Los patrocinadores tenían un papel crítico que desempeñar en este proceso. Por eso nos centramos en ellos”.

2 de julio: Carta a la franquicia de Washington

Según The Washington Post, FedEx envió una carta al equipo indicando su intención de eliminar toda la señalización a partir de la temporada 2021 si el nombre no era cambiado. El CEO de FedEx, Smith, ha sido un accionista minoritario en la organización durante 17 años (pero está buscando vender), y la compañía había firmado un acuerdo de 27 años y 205 millones de dólares por los derechos del nombre, que expira después de la temporada del 2025.

Una fuente dijo que Snyder aún no le había dicho a Smith de sus planes. Otros que conocen bien a Snyder, y entienden su afinidad por Smith, dicen que las palabras de Smith tuvieron que doler.

3 de julio: Comunicado de Washington

Washington prendió la primera ronda de fuegos artificiales previos al fin de semana festivo del 4 de julio, anunciando: “A la luz de los recientes acontecimientos en todo nuestro país y los comentarios de nuestra comunidad, los Washington Redskins están anunciando que el equipo se someterá a una revisión exhaustiva del nombre del equipo. Esta revisión formaliza las discusiones iniciales que el equipo ha estado teniendo con la liga en las últimas semanas”.

Si quieres recibir la mejor información del mundo deportivo, descarga la App ahora.espn.com/app »

Snyder dijo en el 2013 que el nombre nunca sería cambiado, con un énfasis en nunca, pero ahora estaba siendo sometido a una revisión exhaustiva. Múltiples fuentes dijeron que ya no era una cuestión de si se cambiaría, sino cuándo.

Snyder dijo en el comunicado: “Este proceso permite al equipo tener en cuenta no sólo la orgullosa tradición y la historia de la franquicia, sino también la aportación de nuestros ex jugadores, la organización, los patrocinadores, la Liga Nacional de Fútbol Americano y la comunidad local que se enorgullece de representar dentro y fuera del campo”.

Este también fue el primer día que Goodell reconoció las conversaciones sobre un cambio de nombre.

“En las últimas semanas hemos tenido conversaciones en curso con Dan y apoyamos este importante paso”, dijo Goodell en un comunicado.

Varios patrocinadores también emitieron sus propias declaraciones. Nike y PepsiCo declararon que habían tenido discusiones con la liga sobre el nombre. La declaración de PepsiCo dijo que había estado en conversaciones con “la gerencia de la NFL y Washington durante unas semanas sobre este tema. Creemos que es hora de un cambio”.

6 de julio: Carta a Goodell de 15 líderes del movimiento nativo americano

Una carta firmada por 15 defensores nativos americanos, incluyendo al golfista retirado de la PGA Notah Begay, fue enviada a Goodell, haciéndole saber lo que el grupo esperaba de la NFL. Escribieron que la NFL necesitaba participar en un “proceso de reconciliación robusto y significativo con líderes del movimiento nativo americano, tribus y organizaciones para reparar las décadas de violencia emocional y otros daños graves que este nombre racista del equipo ha causado a los pueblos nativos”.

Mientras tanto, el presidente Donald Trump señaló: “Nombran a los equipos por su FUERZA, no por su debilidad, pero ahora los Washington Redskins & los Cleveland Indians, dos legendarias franquicias deportivas, parecen cambiar sus nombres para ser políticamente correctos”.

Mientras tanto, Target, Walmart y Dick’s Sporting Goods sacaron mercancía y memorabilia de la NFL de Washington de sus estanterías. Walmart tuiteó que estaba “descontinuando la venta de artículos que hacen referencia al nombre y el logotipo del equipo”.

Dos días más tarde, Amazon dijo a sus vendedores externos que estaba eliminando mercancía con el nombre y el logotipo de Washington.

12 de julio: Retirando el nombre

El domingo, hubo una última discusión en grupo sobre lo que iba a suceder. Entonces se filtró la noticia del anuncio del lunes. Aunque el ritmo reciente era rápido, la noticia fue una que algunos esperaron por mucho tiempo, incluyendo líderes nativos americanos.

Snyder le dijo a USA Today en el 2013: “Nunca cambiaremos el nombre. Es así de simple. NUNCA. Puedes utilizar mayúsculas”.

Ahora, ese mismo hombre autorizó un comunicado de prensa, que llegó a las bandejas de entrada a las 9:03 a.m. tiempo del este, el lunes diciendo que Washington retiraría el nombre y el logotipo.

“Como ven, las cosas comienzan a suceder y se acercan cada vez más”, dijo el ex corredor y especialista en regresos de parada de Washington, Brian Mitchell. “Me acuerdo cuando Dan [Snyder] hizo ese comentario, que nunca iba a cambiarlo. Yo estaba como, ‘Oh, sé cómo es la gente cuando haces las cosas así. Aquellos a los que no les importa les empieza a importar. Hiciste que la gente que nunca estuvo en tu contra se pusiera en tu contra’.

“Recuerdo una conversación con un amigo mío que esto venía, créeme. Podías verlo. Era el clima para ello. Todo lo que dije fue que, si alguien presionaba a los patrocinadores, sucedería, y lo vimos pasar”.

READ MORE WAB NEWS

YOU MAY ALSO LIKE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

24 + = 25